Nuevas gestiones acercan la M-50 a Rivas

Nunca Rivas tuvo la M-50 tan cerca. Parece una paradoja (ya que su trazado roza el término municipal) pero no lo es. Después de 18 años de gestiones de todo tipo y color se atisba por primera vez en mucho tiempo la posibilidad de que la ciudad pueda contar en un futuro próximo con una salida a la autovía de circunvalación de Madrid que ruge a solo unos metros del municipio, sin que su población pueda acceder a ella como hacen otras 17 localidades madrileñas.

Gracias a una iniciativa conjunta del Gobierno Municipal respaldada por los cinco partidos (IU-Equo-Somos Rivas, Rivas Puede, PP, Ciudadanos y PSOE) representados en el Pleno, en estos días se prevé que se presente en mayo una enmienda a los Presupuestos Generales del Estado 2017, que se discuten en las próximas semanas en el Parlamento español, que obligue al Ministerio de Fomento a construir un enlace de esta autovía de circunvalación con la zona norte de la ciudad. La historia de la lucha de Rivas por lograr una conexión con la M-50 se remonta al siglo pasado.

Unos años después de que se empezara a construir el quinto cinturón que rodea a la capital, en el año 1990, los diferentes gobiernos municipales ripenses se dirigieron al Ministerio de Fomento, que es el único que tiene competencia en su diseño, para solicitar que se creara un enlace que permitiera a la población ripense contar con una salida alternativa a la A-3. En 1999, cuando se empezó a pelear la apertura de una conexión con la M-50, Rivas contaba con 28.000 habitantes.

Dieciocho años después, casi se ha triplicado la población a consecuencia del desarrollo vertiginoso de la ciudad. Esta transformación ha supuesto un aumento notable de los vehículos que circulan por sus calles y que alcanzan ahora la cifra de 45.000. Muchos de ellos transitan en hora punta de mañana y tarde en dirección a Madrid, o de vuelta de la capital. No en vano, el 80% de la población activa que reside en Rivas tiene su puesto de trabajo en la gran urbe.

«Da mucha rabia, cuando te levantas por la mañana, te asomas a la ventana y ves que la M-50 está a un tiro de piedra. Y luego, sabes que para salir de Rivas vas a tardar un cuarto de hora (en el mejor de los casos) porque tienes que cruzártela de punta a punta para llegar a la A-3», protesta Ricardo García, un vecino que reside en la avenida de la Democracia, una de las más próximas a la autovía. Para las miles de familias que viven en la zona norte del municipio (barrio de Luna, La Fortuna y Cristo de Rivas) una salida a la M-50 les daría la posibilidad de acceder al eje O’Donnell que permite llegar al centro de Madrid en menos de diez minutos, al tiempo que facilita tomar la A-2 y a la A-1, por el corredor del Henares.

PRESIÓN EN EL CONGRESO

El apoyo recibido por todos los grupos políticos municipales de Rivas ha facilitado al alcalde de la localidad reunirse en el mes de abril y primeros de mayo con representantes de la mayoría de las formaciones del Congreso de los Diputados.

El alcalde ripense, Pedro Del Cura, ha mantenido conversaciones con el presidente de la Comisión de Fomento (Luis Delgado, del PP); así como con representantes del PSOE, Compromís (Grupo Mixto), CC, Unidos Podemos , C’s y Esquerra Republicana. En estos encuentros, Rivas solicitó el apoyo para que estos grupos apoyen la enmienda a los Presupuestos Generales del Estado en la que se solicita «asignar y aprobar una partida de 7.873.332,27 euros para la construcción de un enlace de la M-50».

En las reuniones también participaron los portavoces de los grupos municipales ripenses quienes facilitaron los contactos pertinentes con sus grupos parlamentarios.El proyecto de abrir un enlace con la M-50 ya cuenta con un estudio de viabilidad que fue ratificado por el propio Ministerio de Fomento. En esta revisión de la propuesta inicial de conexión se simplifica la obra que pasa a costar menos de 8 millones de euros, una cantidad muy inferior a lo presupuestado en proyectos anteriores.

Por otro lado, este objetivo se ha convertido en prioritario también para el Ayuntamiento de Madrid ya que, pasada la crisis inmobiliaria y económica que ha sufrido el país desde 2007, ahora se prevé que se reactive la construcción de miles de viviendas planificadas en los desarrollos previstos en el distrito de Vicálvaro y limítrofes con el término municipal de Rivas.

MENOS TRÁFICO EN LA A-3

Un estudio técnico sobre movilidad realizado en 2010 concluía que una de las primeras consecuencias que provocaría la apertura de una salida a la M-50 desde Rivas sería la disminución notable (se estima que en cerca de un 20%) del tráfico existente en la autovía de Valencia. La puerta de salida y entrada del 95% de los vehículos de Rivas (la otra vía de acceso es la M-823) se ha ido colapsando con el paso de los años y el aumento de las personas que han llegado para residir en la zona sureste de la región.

De lunes a viernes no es raro escuchar el nombre de Rivas Vaciamadrid en las conexiones sobre el estado del tráfico, como uno de los puntos de colapso circulatorio a las horas punta. Y lo peor es que con la construcción prevista de decenas de miles de viviendas en los nuevos desarrollos de Madrid, en Berrocales y Ahijones, la situación va a empeorar mucho en los próximos años», alerta Pedro del Cura, alcalde de la ciudad. «Por eso entendemos que resulta crucial para el bienestar y la calidad de vida de nuestra población que logremos que Fomento construya el enlace a la M-50 que llevamos demandando desde hace casi dos décadas», argumenta Del Cura.

Excepto cortar la carretera, como ya hizo la población de Rivas en los noventa con la A-3 para protestar por la instalación de la incineradora de Valdemingómez, desde aquí se han tomado todo tipo de iniciativas que siempre han chocado contra el muro del ‘no’ del Gobierno estatal.

Se han creado plataformas ciudadanas (2003); recogido firmas (2003 y 2016); y representantes de cinco gobiernos municipales que han regido la ciudad durante los últimos 18 años se han entrevistado con secretarios de Estado, directores generales y otros miembros de los gobiernos del PP y del PSOE que han ocupado cargos de responsabilidad en el Ministerio de Fomento durante este tiempo.

Ninguno de los intentos había logrado algún resultado positivo hasta la fecha. La importancia que tiene para la población de Rivas, y para el desarrollo presente y futuro de la ciudad, la apertura de una salida a la M-50 ha puesto en juego todo tipo de iniciativas que han llegado en varias ocasiones al Congreso de los Diputados.

De hecho, en una oportunidad, en 2010, la petición llegó a contar con una partida económica incluida dentro de los Presupuestos Generales del Estado de ese ejercicio. En otra, en 2014, el grupo parlamentario de Izquierda Unida registró una enmienda a las cuentas del Estado que no prosperó.

Entonces, ¿cuáles son las razones que impiden que Rivas pueda gozar del mismo enlace que ya tienen otras localidades de la Comunidad de Madrid? Desde el Ministerio de Fomento se han dado distintas excusas a lo largo de estos años. La más reciente habla de que le corresponde al Ayuntamiento financiar una obra que sí pagó la administración central en otras 17 conexiones.

Rivas, es la 15ª ciudad más poblada de la Comunidad de Madrid y que cuenta con más habitantes que nueve capitales de provincias españolas. Pese a ello, localidades como Boadilla del Monte, Villanueva de la Cañada o Brunete, con una población muy inferior a la ripense, disfrutan de salida a la M-50 desde hace años.

«La población de Rivas ha sufrido todo este tiempo una injusticia, un agravio comparativo injustificable que debe ser solventado cuanto antes», insiste el alcalde ripense, para quien «ahora, por primera vez en todo este tiempo transcurrido y gracias al apoyo de la mayoría de los partidos que se sientan cada mes en el Pleno alcanzamos a vislumbrar una solución a corto plazo».

APOYO CIUDADANO

En 2016, residentes del barrio de La Luna solicitaron, a través de la plataforma reivindicativa online ‘Change.org’, que el Ministerio de Fomento dotara a Rivas con un enlace a la M-50. La petición estaba encabezada por el siguiente texto: «Por justicia, porque llevamos muchos años esperándolo, por el medio ambiente y porque el tiempo de todos es oro, los habitantes de Rivas se merecen un acceso directo a la M50».

Esta iniciativa, que ya ha recabado 6.450 apoyos, apareció en ‘Rivas al Día’, en diciembre de 2015, junto a otras cinco demandas ciudadanas que se recogían en el marco de la campaña ‘Rivas lo merece’.

En ese mismo número de la revista municipal se entrevistaba a Miguel Mateos, profesional ripense del taxi quien reflexionaba del siguiente modo: «Que haya gente que cada día pierda 30 minutos (en salir de la ciudad) porque Fomento no haya hecho los 400 metros que faltan es injusto».

Pero no es esta la primera vez que la ciudadanía reivindica de modo colectivo que Rivas acceda a la M-50. En octubre de 2003, diecisiete organizaciones sociales (colectivos vecinales, partidos políticos, sindicatos, asociaciones de empresarios y de padres y madres de alumnos) se unieron en la plataforma ‘¡Enlace M-50 ya!’ para exigir lo mismo que toda la población de este municipio desea que se haga realidad de una vez.

Entonces el ministro de Fomento era Francisco Álvarez Cascos. Hoy en día es Íñigo de la Serna. Han pasado catorce años y Rivas sigue esperando una solución que no llega para una reivindicación justa.·

UNIDAD EN LA REIVINDICACIÓN

La unión de los partidos políticos ripenses en favor de que el Ministerio de Fomento dote a Rivas con una conexión a la M-50 ha sido la tónica desde que se inició esta reivindicación a finales de la década de los noventa.

Todos los grupos municipales se han sumado a la iniciativa de solicitar que los Presupuestos Generales del Estado que ahora se discuten contemplen una partida con la que se financie el inicio de las obras de conexión de Rivas con la M-50.

Estas son las declaraciones de sus portavoces sobre el asunto:

Curro Corrales (Somos Rivas): «Estamos en un momento clave para darle el impulso definitivo a este tema, y nuestras vecinas y vecinos no entenderían que no nos pongamos de acuerdo y vayamos a una en ello».

José María Álvarez (Rivas Puede): «Muchas cosas del futuro de Rivas dependen de la construcción del enlace directo con la M-50, de ahí nuestro apoyo a la ronda de conversaciones con los grupos del Congreso. Por nuestra parte, haremos las gestiones oportunas con el grupo de Unidos Podemos, que estamos convencidos recogerá e impulsará la enmienda presupuestaria que se necesita para hacer realidad en breve plazo este enlace».

José Antonio Riber (Partido Popular): «El Partido Popular ya llevaba en su programa electoral la necesidad de construir una salida a la M-50 desde nuestra ciudad. Siguiendo nuestra política, apoyaremos todas aquellas propuestas que cubran las necesidades de la población ripense».

Mª Beatriz Sobrino (Ciudadanos): «Queremos manifestar nuestra adhesión a esta reivindicación de los ripenses, que pondría la guinda en el pastel a los 4.100 millones de euros de incremento en políticas sociales en el presupuesto gracias al acuerdo conseguido por Cs».

Carmen Pérez (PSOE): «El PSOE trabaja por esta conexión aprovechando su coordinación nacional, regional y local. Reclamamos que todas las administraciones se coordinen para desarrollar esta infraestructura».

Nini F. Cores

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *